Llegar a casa en verano

 

Llegó a la hora convenida y se quedó en ropa interior.

Estaba en su propia casa. Era ya avanzada la tarde, principios de agosto y hacía un calor insoportable.

Todo podía parecer normal, salvo que su mujer en ese mismo momento celebraba una fiesta.

En la invitación a la misma se especificaba con claridad que la temática sería el nudismo, se rogaba acudir sin ropa.

Los invitados le miraron extrañados, o fue al revés.

Galiana