Planificación

 

Siempre me he caracterizado por tener todo planificado. Realicé unos estudios que me permitieron obtener un buen trabajo de cierto nivel y estabilidad. Tras afianzar la economía decidí formar una familia típica y tópica, con su pisito en el centro de la ciudad que luego cambiamos por una casa con jardín en las afueras.

Una vida sin espacio para la improvisación en la que nada se salía del plan establecido.

Ella quiso visitar a su familia, lamentablemente su coche se salió en la primera curva que hay a pocos metros de nuestra casa.

Un accidente imprevisto e improvisado.

Lo que nunca le dije a la policía fue que aquello sucedió después que ella, mientras desayunábamos como todos los días, en lugar de pedirme el aceite para las tostadas me solicitó el divorcio.

Yo hice lo que tenía que hacer dado que todos en la vida tenemos un punto de inflexión que nos obliga a salir de nuestra zona de confort.

Galiana