Merecido

Sufría de misandria porque su marido la había abandonado por otra mujer. Odiaba a las guapas porque al mirarse al espejo sólo veía un espantajo.

No soportaba a los niños, cuando quiso tener uno descubrió que era estéril.

No se relacionaba con sus compañeros de trabajo, éstos la veían como una orgullosa, soberbia, altanera… De no haber sido funcionaria jamás hubiera pasado el periodo de prueba de ningún empleo.

Hace unos días apareció sin vida en la playa. Nadie fue a velar su cuerpo al tanatorio. A nadie le importó si murió por causas naturales, por asesinato, fue violada, o simplemente se suicidó.

Galiana