Rose y Jack

 

Durante años me he estado preguntando por qué Rose no dejó subir a Jack a la tabla, había sitio de sobra para los dos, mientras contemplaba como se hundía el Titanic. Me parecía tan injusto, tan egoísta, tan…

Hoy he comprendido que Jack, a pesar de su breve existencia, había naufragado en demasiadas ocasiones y estaba cansado de ello. Él también sabía que el Titanic no llegaría a destino mientras sentía el frío glacial de las aguas del Atlántico en su cuerpo. Tomó una decisión, tal vez de forma apresurada y sin meditarla, arrastrado por las circunstancias en las que vivía.

Sintió que él era un problema para Rose. No quiso ver como ella se convertía en “la rubia” arrastrada por el protagonista que termina no siendo coherente con su historia, la suya propia no, la de ambos. Hizo lo que hizo para que ella fuera ella. ¿Y él?, él…

Rose quedó para contarlo todo, como Jack quiso que fuera.

Galiana