Asustando fantasmas

He pasado la noche en vela esperando la llegada del Dios del Sueño; entre minuto y minuto he visto tus fantasmas y también los míos. Me sentí rodeado por ellos hasta que de mi garganta salió un grito con la suficiente potencia para dejar la estancia a oscuras y vacía.

 

Galiana