Rumbo a…

barco

Te colaste en mi barco, nunca te he preguntado en qué puerto.

De polizón pasaste a grumete. ¿En qué momento pasó? Hace tanto que ni lo recuerdo.

Hoy al despertar comprobé que estabas al timón. Pensé en preguntarte por el rumbo. ¿Para qué?, si lo que quiero es no tener que recalar en ningún puerto.

Galiana