Creyendo

CuencaLos campos están secos, agostados, yermos, te digo con preocupación. Es propio del tiempo, no dramatices, ya veras como reverdecen con la llegada del invierno. Me mientes, lo peor no es que lo hagas, es que aún a sabiendas de tu mentira te creo.

Galiana