La ciudad a tus pies

 

 Todo puede venirse abajo, pero en un momento dado nada es importe porque tienes una ciudad entera a tus pies, eres dueño de nada y de todo a la vez. Observa la ciudad, de ella sacarás la fuerza para seguir, para continuar, para ser, para estar… Cada vez que me caigo estas son tus palabras.

Galiana