Y sin embargo…

 

Conduciendo saltó en la playlist una vieja canción de Sabina. Pisé el acelerador a fondo en la recta cantando “…y sin embargo cuando duermo sin ti contigo sueño…”.

Aquellos versos me los dijiste tantas veces…

Terminado el tema miré mi antebrazo. Allí estaban, tatuados, para no olvidarme de los tipejos como tú.

Galiana

 

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.