Orgullo y dignidad

Quieres que te explique la diferencia entre orgullo y dignidad. La línea que separa ambos es muy delgada, está ahí, es complicado verla, es tan fácil confundirla…

El otro día lancé una moneda a una muchedumbre hambrienta.

No, no me fui a recorrer sin tu compañía las calles más pobres de la ciudad. Quiero que trates de imaginar que lo hice y que tú estabas en un rincón observándome.

La jauría se abalanzó como lobos hambrientos en busca de las monedas. Se devoraban los unos a los otros por encontrar más.

Tú estabas horrorizado, pensando que en cualquier momento harían lo propio sobre mí para quitarme todo lo que llevaba encima. Sabías que no saldría con vida de allí.

Entonces te miré. La oscuridad de tu escondite te protegía, en cambio yo estaba desamparado en medio de los lobos hambrientos. En ese momento recordaste que una vez fuiste uno de ellos, que yo no lancé monedas para salvarte, tan sólo te saqué de allí.

Ahora acércate a la muchedumbre y explícales, si puedes, la diferencia entre orgullo y dignidad.

Galiana

2 comentarios en “Orgullo y dignidad

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .