El poder de las botas

Eh, tú. Sí, tú. Es a ti a quien me dirijo y ni se te pase por la cabeza ignorar mis palabras, entre otras cosas porque irías contra tu propia naturaleza.

Tú, que el máximo arrebato que has tenido en tu vida ha sido fijarte en mis letras, y gracias a eso eres importante. Ha sido mi forma de escribir lo que te ha indicado como soy, lo que te ha dado la fuerza suficiente, esa que jamás nunca habías tenido ni volverás a tener, para atreverte a dejar entrar a una mujer como yo en tu vida, y así conseguir que la misma tenga algo más de sentido.

Ha sido mi pluma de escritora, políticamente incorrecta, lo que te ha seducido. El caso es que tú, con pluma o sin pluma, has querido conocer de cerca mi mundo y fingiendo tener valor me hiciste la propuesta.

Personalmente me pareces un reto interesante, de ahí que acepte tenerte cerca, pero tú no tenías ni puñetera idea de donde te metías.

Saqué mi lengua de camaleón, cuando menos te lo esperabas, atrapándote con ella con la misma velocidad que éstos atrapan a sus víctimas para engullirlas. Para mí, en realidad, no eres más que un insecto que se ha dejado arrastrar por la misma curiosidad que mató al gato, pero tú jamás llegarás a ser un felino doméstico por mucho que te haya domado.

Hablando de satisfacer curiosidades. Siempre te ha fascinado mi colección de botas. No te has dado cuenta pero observo como las miras embobado. Está llegando el invierno y toca usarlas. Hoy, esta noche, ya sabes qué tienes que hacer con ellas.

Hinca la rodilla a mis pies para limpiar el par que acabas de calzarme ritualmente con mucho cuidado, aún conservan el polvo del año pasado, cuando todavía no te había permitido pulular por aquí.

Voy a salir esta noche y, no, no me vas acompañar como haces habitualmente. Me esperarás aquí hasta que vuelva, probablemente ya habrá amanecido.

Para cuando regrese, eso sí, espero por tu bien que hayas cumplido todas y cada una de las instrucciones que te he dejado escritas en la pizarra de la cocina.

Galiana

 

 

7 comentarios en “El poder de las botas

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.