2 comentarios en “Arrastrados por el viento

  1. Nunca me gustó renunciar al poder de controlar mi propio rumbo. Aunque vivimos arrastrados por el viento del destino, la ilusión de control nos hace sentir seguros avanzando en la vida. En ocasiones, somos como marionetas manejadas al antojo del viento. No me gusta. Prefiero pelear y luchar contra el viento. Ni siquiera abandonarme entre las cadenas de la pasión. No quiero renunciar a mi poder. Pero, es inevitable: el viento vuelve a soplar fuerte y recio y, sin darnos cuenta, nos arrastra. Y la pasión vuelve a encadenarnos, aunque intentemos mil veces resistir.

    Me gusta

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .